Tricolor sacó sufrido empate y se jugará la vida en el Mundial ante Irán

Falta de efectividad africana salvó a la Sele.

La Selección Nacional de Costa Rica Sub-17 consiguió un empate en el segundo compromiso del Mundial en la India, que representa su primer punto en el grupo C, tras empatar 2 goles por 2 ante una potente Selección de Guinea.

La escuadra costarricense entró con la consigna de imponerse, pero se topó a un conjunto más fuerte físicamente y que dominó la mayor parte del encuentro, aunque careció de contundencia para fortuna nacional.

En el estadio Pandit Jawaharlar Nehru en Goa, los dirigidos por Breansse Camacho lograron adelantarse al minuto 26, con anotación del liberiano Jecsy Jarquín, quien cómodamente empujó el balón al fondo del arco africano.

Sin embargo, la alegría no duraría mucho para los ticos, pues Fandje Touré emparejó las acciones tan solo 4 minutos después mediante un rebote que no pudo detener Ricardo Montenegro, quien fue vital por sus sobresalientes atajadas.

El resto del primer tiempo transcurrió con la misma tónica, el combinado patrio defendiendo los constantes ataques del rival mientras trataba de hilvanar oportunidades de peligro, a pesar de que muchas veces hubo más individualidades que juego colectivo.

En la etapa complementaria, se realizaron variantes para intentar dejarse los tres puntos, pero Guinea continuó con bombardeos que al final llegaron a un total de 42 remates. No obstante, otra vez Costa Rica se puso arriba en el marcador.

Al minuto 67, el habilidoso Andrés Gómez logró concretar nuevamente la ventaja para la Sele. Pero al diez minutos del final, Guinea alcanzó a igualar los números para sentenciar el empate definitivo, aunque el cierre fue emocionante y sufrido.

Con este resultado, la tricolor mantiene posibilidades de avanzar a octavos de final, por lo que se jugará la vida ante Irán, ya que se clasifican los dos primeros lugares de cada grupo y los mejores cuatro terceros lugares.

Related posts