Santos careció de fineza en Panamá pero semifinal quedó abierta

Santos sacó resultado positivo. Foto: Concacaf

El Santos de Guápiles afrontó la semifinal de ida por Liga CONCACAF ante el Árabe Unido de Panamá, y no encontró la vía para vulnerar la portería rival. Pese a los múltiples intentos, el compromiso quedó empatado sin goles en el estadio Rommel Fernández.

La escuadra costarricense se enfrentó a un contrincante canalero tácticamente ordenado y aguerrido, por lo que el volumen de juego fue poco fluido y muy trabado en la zona medular en la primera parte.

Durante los primeros 45 minutos prácticamente hubo mucha imprecisión y no existieron oportunidades de gol en ningún marco, pues ambos conjuntos se agrupaban para cerrar espacios y evitar errores en zona defensiva.

Sin embargo, al minuto 39, el guardameta santista, Bryan Morales, pasó de villano a héroe, ya que cometió una clara falta de penal y posteriormente tuvo la fortuna de detenerlo para salvar a su club y dejar el marcador igualado.

El complemento fue un partido distinto debido a los ligeros cambios técnicos implementados por lo técnicos que buscaron más acierto a la hora de elaborar ocasiones de peligro, las cuales las generaron, en su mayoría, los dirigidos por Jhonny Chaves.

Poco a poco el desgaste físico fue afectando notablemente a los panameños, pero los guapileños no supieron sacarle provecho por la falta de fineza en delantera y las destacables atajadas del arquero del Árabe.

En los 15 últimos, Santos tuvo alrededor de cinco ataques clarísimos para anotar y traerse un resultado más cómodo y positivo, no obstante, Cristian Lagos, Kenny Cunningham y Edder Monguio fallaron el remate final.

A pesar de que el equipo nacional no sacó la victoria, al ser de visita el resultado es positivo y la serie sigue totalmente abierta. Santos deberá afinar y cuidar detalles para conseguir la clasificación a la final en el cotejo de vuelta, el próximo jueves en el estadio Nacional de La Sabana.