fbpx
ArgentinaDestacadoPaíses BajosQatar 2022

La naranja mecánica se reventó contra la Scaloneta

En los penales y con muchísimo drama... así es el fútbol champagne, ¡Salud!

La Selección Argentina enfrentó a Países Bajos en el Estadio Icónico de Lusail por los cuartos de final del Mundial de Qatar 2022. La décima vez que se medirá ante este seleccionado, quinta ocasión en una Copa del Mundo. Un duelo interesantísimo para todo amante del buen fútbol que tuvo su primera entrega en la ya lejana Ámsterdam de 1974, cuando el 26 de mayo de ese año se enfrentaron en un partido amistoso que ganaron los neerlandeses 4-1.

Desde entonces (antes de hoy) se enfrentaron nueve veces, en las que los naranjas ganaron cuatro, empataron otras cuatro y Argentina ganó solo una, eso sí, la más importante de todas: la final de la Copa del Mundo de 1978, el 25 de junio en el Estadio Monumental al que no le cabía un alfiler.

Esta décima ocasión fue igual de interesante, ambos equipos salieron con mucha garra a la cancha cuidándose de no olvidar el rol táctico, sobretodo los de Países Bajos, cuya filosofía siempre ha girado en torno al apego del guion.

El detalle está en que no se puede ser estrictamente ordenado cuando enfrentás a un equipo que te juega a la pelota, descomplicado, canchero, pasional. Y menos aún contra un equipo que tiene a Lionel Messi, al que ningún guion y ningún cerrojo puede detener, porque se los sabe todos, porque en la zurda tiene todas las llaves.

Con media hora de juego, Argentina ya había dado varios avisos y se le veía mejor en forma física y presencia de sus jugadores en el partido. El 0-0 tenía a todos en una especie de comfort como si el partido llevara apenas quince segundos, hasta que con esa zurda, con esa llave, Messi tiró un pase filtrado a donde nadie lo esperaba, ni su recorrido ni su mirada dieron pistas de que ese balón iría a parar a los pies de Nahuel Molina al borde del área, para que luego el mismo Molina encarara a Andries Noppert y marcara el 0-1 que despertó el furor en muchos corazones, argentinos y de todo el continente que veía como se aventajaba su único representante con vida en Catar.

En el segundo tiempo Argentina salió a controlar y esperar sus oportunidades. Países Bajos no generaba nada de peligro, la naranja mecánica empezaba a agriarse y no parecía que pudiesen empatar el juego, pues su juego estaba totalmente alejado del área custodiada por el Dibu Martínez.

Sobre el minuto 70, Marcos Acuña intentó enganchar hacia el área cuando el defensor neerlandés le dejó el pie a destiempo, Acuña cayó justo en la línea del área y Matheu Lahoz no dudó en sancionar el penal. Lionel Messi tenía que enfrentar una torre de dos metros y tres centímetros que era el arquero Noppert para casi asegurar el pase a semifinales con el 2-0 y así lo hizo.

Remató fuerte a la derecha y Noppert quedó como estatua, la albiceleste se ponía 2-0 y con ese gol, Messi superaba a Diego Armando Maradona en cantidad de goles en mundiales. El Diego quedó con 8 desde aquel gol a Grecia en el 94, hoy Messi llegó a 9 anotaciones en la máxima competición.

El partido parecía decidido pero no, había que meterle taquicardia. El recién ingresado Wout Weghorst terminó una jugada elaborada con un potentísimo cabezazo que Dibu Martínez no pudo desviar; la naranja tenía su último aliento aún y se fue con todo adelante buscando el partido con más garra que otra cosa.

Diez minutos más se adicionaron para hacer más grande el sufrimiento. Y no solo diez…

Última jugada… Lahoz le regaló un tiro libre a sus europeos y en una fría pero inteligente jugada, el mismo Weghorst anotó el empate. ¡Qué definición de partido! ¡Qué espectáculo infartante! Ya lo había escrito… «parecía» que Países Bajos no lo empataba.

Tan solo veinte minutos antes todo pareía consumado, pero con un técnico como Louis Van Gaal no se puede apostar nada antes de tiempo, pues siempre sabe cómo sacar el conejo del sombrero en el último acto -bien lo sabemos nosotros los ticos-. Hablábamos de guiones antes, sin duda lo que estábamos viendo era un inaudito plop twist.

En el alargue se vio como Argentina recuperó el control de juego, pero la defensa neerlandesa era férrea. Matheu Lahoz, que le encanta ser protagonista, se divertía sacando tarjetas a los sudamericanos mientras que a los europeos les pedía cabeza fría. Argentina pegó la última en el tubo y nos íbamos a los penales.

El drama tampoco faltó en los penales, pero la brilantez absoluta e indiscutible de Emiliano Martínez apareció, como aquella noche en Brasilia, y detuvo los dos primeros remates de los naranjas, una ventaja de dos que puso a los argentinos en un piso de confianza y que Lautaro Martínez selló en el quinto penal para alcanzar el pase a las semifinales.

¡Que digan lo que quieran del fútbol de Argentina y su funcionamiento! Bonito, feo, eficiente, intermitente, sagaz, defensivo, cósmico o terrenal… Argentina sigue vivo con su guion propio: la Scaloneta y el fútbol champagne… no te pido que lo entiendas.

Síntesis

Alineaciones (cambios) 

(2) Países Bajos: Andries Noppert, Daley Blind (de Jong), Nathan Ake, Virgil van Dijk, Jurrien Timber, Denzel Dumfries, Marten de Roon (Berghuis), Steven Bergwijn (Koopmeiners), Frenkie de Jong, Cody Gakpo, Memphis Depay (Weghorst).

(2) Argentina: Emiliano Martinez, Cristian Romero (Pezzela), Lisandro Martinez (Di María), Nicolas Otamendi, Nahuel Molina (Montiel), Marcos Acuña (Tagliafico), Rodrigo De Paul (Paredes), Alexis Mac Allister, Enzo Fernandez, Julian Alvarez (Martínez), Lionel Messi.

Goles 

0-1 Nahuel Molina (35′)

0-2 Lionel Messi (PEN) (73′)

1-2 Wout Weghorst (83′)

2-2 Wout Weghorst (90+11)

Estadio: Icónico de Lusail

Árbitro central: Matheu Lahoz (ESP)

Fecha: viernes 9 de diciembre, 2022. 1:00 p.m. (Hora CR / GMT-6)

Luis Estrada

Cronista. Pienso luego escribo.
Back to top button
A %d blogueros les gusta esto: