DestacadoEurocopaUEFA

España abraza la segunda ronda de la Euro

'La Roja' resolvió con contundencia y tranquilidad un partido al que iba obligado.

Contra las cuerdas… así llegaban estas dos selecciones al ring de La Cartuja, en Sevilla. Eslovaquia podía jugarse el empate, España estaba obligada a ganar, no había otro camino.

No se esperaba otra cosa de La Roja, posesión, presión y ataque profundo, buscando lo que hasta ahora no se le había dado: sacar ventaja en los primeros quince minutos. Parecía que lo iba a conseguir, pues los españoles pisaban el área eslovaca con mucha regularidad, lo que les permitió tener una oportunidad de oro al minuto ocho.

Luego de una enredada jugada el área, Sergio Busquets pidió al árbitro central que revisara el VAR por una aparente falta, el juez atendió la advertencia y se fue al monitor. Tras revisar la jugada un par de veces no dudó en otorgar el penal para los ibéricos.

Álvaro Morata tendría a responsabilidad, se podía notar la tensión en los músculos de su rostro, incluso suponer los muchísimos pensamientos que pasaban rápidamente por su cabeza, o quizá no, quizá no pensaba en nada, y esto tampoco es que dé tranquilidad. Morata, quien ha tenido a toda España en sus espaldas, tiró con fuerza a la izquierda, pero Martín Dúbravka adivinó y tapó el remate.

El ánimo de los dirigidos por Luis Enrique no disminuyó, el propio técnico le pedía a los aficionados presentes en La Cartuja que metieran fuerza a sus jugadores, que lograron llevar el juego hacia la primera anotación, que se dio luego de que un remate de Sarabia pegara en el horizontal y terminara siendo encajado en propia portería por Dúbravka, quien no pudo controlar el balón que caía hacia el arco.

A lo largo de este primer tiempo, Eslovaquia solo generó una jugada de peligro y con algo dirección al marco de España, pero igual terminó siendo invalidada por posición fuera de lugar.

La Roja seguía peleando, quería más para no cometer el error que cometió contra Polonia, de sostener una ventaja de un solo gol y que al final no pudo. Cuando el primer tiempo se estaba acabando, Gerard Moreno recibió un pase cuchareado al centro del área y lo llevó hacia un lado a línea final a donde el arquero eslovaco lo seguía, sabiendo de esta mala posición, Moreno centró el balón y Laporte cabeceó con dirección al ángulo superior derecho, Dúbravka y sus defensores solo pudieron ver como el balón de nuevo acarició la red y los españoles celebraban con euforia.

La celebración y la alegría de España se repetiría pocos minutos después pero ya en el segundo tiempo, en una jugada que se resume en tres toques: Pedri desde la media luna del área hacia el costado izquierdo para Jordi Alba, y Alba con un centro bajo al punto penal para Sarabia, y bueno… Sarabia para el gol.

La máquina española estaba funcionando a la perfección, y a eso se sumó Ferrán Torres, que ingresó a la cancha con el gol en los pies, un golazo divino de jugada preparada, Sarabia recibiendo hacia línea final y metiendo el pase al área chica, a donde llegó Torres cerrando elegantemente la jugada de taquito con su pie derecho, con una elegancia y frialdad exquisita.

Ya España no sentía presión y disfrutaba el partido, Pau Torres entró de cambio y al igual que Ferrán llegó para abultar el marcador, y aunque el quinto lo terminó metiendo el centrocampista eslovaco Juraj Kucka, fue Pau quien le ganó en las alturas al arquero y cabeceó a boca de arco con buena colocación para que Kucka terminara desviándolo hacia adentro.

Otros dos cambios más en España -Adama Traoré y Mikel Oyarzabal- sirvieron para mantener la dinámica ofensiva, más que para buscar goles era para tener encerrados a los eslovacos, ya se ha dicho que la mejor forma de defender es teniendo el balón, y sobre todo si se maneja en terreno contrario y no propio.

El partido finalizó sin que Eslovaquia mostrara intenciones de hacer algo, la alegría y la tranquilidad brillaba en el estadio de La Cartuja en donde los aficionados españoles se hicieron presentes, contentos por el resultado que le permite a España avanzar, pero conscientes de lo que se debe mejorar si le quieren ganar a los croatas en octavos de final.

Datos: 

  • Eslovaquia no había perdido en su tercer partido de la fase de grupos en sus dos anteriores participaciones en grandes torneos, ganó 3-2 contra Italia en el Mundial 2010 y empató 0-0 con Inglaterra en la Eurocopa 2016. Superó la fase de grupos en ambos torneos.
  • España solo ha perdido uno de sus último siete partidos contra Eslovaquia (contando este), fue una derrota de visita en la clasificación para la Euro 2016 en octubre del 2014 (2-1).

Síntesis 

Goles

30′ Martín Dúbravka (GEC) (SVK 0 – 1 ESP)

45+3′ Aymeric Laporte (SVK 0 – 2 ESP)

56′ Pablo Sarabia (SVK 0 – 3 ESP)

67′ Ferrán Torres (SVK 0 – 4 ESP)

71′ Juraj Kucka (SVK 0 – 5 ESP)

Alineaciones

Eslovaquia: Dúbravka; Pekarík, Satka, Skriniar, Hubocan, Kucka, Hromada, Haraslín, Hamsík, Mak y Duda.

España:  Unai Simón, Azpilicueta, Eric García, Laporte, Jordi Alba, Koke, Busquets, Pedri, Gerard Moreno, Morata y Sarabia.

Luis Estrada

Cronista. Pienso luego escribo.
Back to top button