Adiós de Pinto deja un incendio

Adrián Gutierrez, Eduardo Li y Jorge Luis Pinto la tarde de este jueves en conferencia de prensa
Adrián Gutierrez, Eduardo Li y Jorge Luis Pinto la tarde de este jueves en conferencia de prensa

La salida de Jorge Luis Pinto del banquillo de la selección de Costa Rica era casi prácticamente obvia, sin embargo, lo que fuese su despedida por la puerta grande, se convirtió en un incendio dentro de la Federación Costarricense de Fútbol con Pinto como el principal iniciador del fuego.

Con el auditorio del Proyecto Goal a reventar por la presencia de medios de comunicación, Pinto comenzó a manifestar sus puntos de vista, después de que Eduardo Li, presidente de la Fedefútbol, anunciara de manera oficial la no continuidad del líder de la selección octava del Mundial Brasil 2014.

Primero, y a la defensiva, el colombiano aseguró que existen sentimientos de resentimiento por el éxito, añadiendo que “nunca” se intentó adueñar de nada; “De qué me voy adueñar yo?”, indicó.

“¿Qué culpa tengo yo si me meten de cabeza a mí?, aquí hay un resentimiento de éxito grande de algunas personas, allegadas, no, el éxito es de todo”, aseveró Pinto, y la conferencia continuó.

En ese mismo punto, Jorge Luis aseguró que el éxito obtenido en el Mundial fue del país, de la Federación, sin dejar de lado que para eso lo contrataron, para darle alegrías al país.

Conforme pasaban los minutos la situación en la conferencia de prensa tomaba un matiz confuso, manchado con sus declaraciones, que fueron desnudando el panorama arduo e incómodo con el que el estratega, en su opinión, se formó en el proceso.

Pinto comenzó afirmando ser un director técnico exigente, algo que recalcó hasta el final, y según aseguró, algunos, entre ellos jugadores, no les agradaba.

“Sino hubieras comprometido al jugador, estoy seguro que no hubiéramos llegado donde llegamos, eso cuesta, y el jugador a veces algunos, a veces no entienden (…) Llame la atención, exigí compromiso”, dijo el estratega.

Además, Pinto confirmó que la Federación no quiso complacerlo en recomponer su cuerpo técnico, por lo que ambas partes no lograron un acuerdo para su continuidad.

Ese fue el momento donde las llamas para el incendio comenzaron a calentar hacia el desastre. Según declaraciones de Pinto, uno de sus asistentes del cuerpo técnico pidió su cabeza hace un año y medio aproximadamente, por lo que aseguró, “dormir con el enemigo” en todo este tiempo.

“Duré año y medio sufriendo por que un miembro del cuerpo técnico, le dijo al señor presidente que me sacara, que conmigo no llegaríamos al mundial”, sentenció.

Ante esto, Pinto aseguró que no daba un paso atrás, ya que le “tocó luchar, corregir y llamar la atención”, por lo que la decisión estaba tomada; al no elegir el cuerpo técnico para el nuevo proceso hacia Rusia 2018, no había acuerdo.

“Si no puedo elegir un cuerpo técnico, no todos, a mi gusto, con mi lealtad, no puedo estar aquí”, manifestó, con una botella de agua que lo ayudó a que la voz no se le cortara.

Dentro de los puntos que aclaró Pinto, y que ahora forman parte de la polémica, cabe destacar la vigilancia y exigencia que mantenía con los seleccionados.

El buen dormir, el peso, las prácticas, fueron parte de esas exigencias, que al parecer con las declaraciones de Jorge
Luis, no caían bien algunos jugadores.

Sin embargo, recio dijo respetar y admirar a cada uno de los futbolistas; así como también, dijo haberles dicho: “Serán mis amigos por siempre”.

Otro de los puntos en los que abundó el colombiano, fue la parte económica, en la cual afirmó no tocar el tema en las negociaciones de su continuidad, ya que para él era primordial solucionar sus sugerencias, para luego entrar en dineros.

Para Jorge Luis Pinto, Costa Rica se deja un grupo extraordinario, es decir, un ‘equipazo’, para citar sus palabras, sin embargo, al país le falta crear un proceso evolutivo, plan que pretendía poner a realizar con su estadía.

“¿Qué queda?, un equipazo, una generación, unos jugadorazos”.

Al terminar la conferencia de prensa Pinto aseguró sentirse afectado, dolido de dejar al país que vibró por lograr una gesta histórica en la Copa del Mundo, donde menos expectativas tenía de llegar a ser tan siquiera, la sorpresa.

“Me duele, me duele porque hemos hecho un trabajo aquí, de mucho sacrificio, de mucha entrega, de mucha atención, yo sí soy exigente, y vivo pendiente de todo, ese es mi estilo, así voy a seguir, y así he triunfado, y así somos octavos y si la FIFA corrige quintos”, mencionó el director técnico, que añadió no tener odio ni rencor por nadie.

Por último, en lo que respecta a su futuro, Pinto dejó claro que irá a cualquier lugar del mundo, siempre y cuando, pueda trabajar con sus principios y lealtad.

“Quiero ir a donde sea, donde pueda trabajar, donde tenga lealtad, entendimiento, sacrificio y la gente compenetre con mis principios”, finalizó, el ahora ex técnico de la selección de Costa Rica.